miércoles

Solo tus canciones?

Acá de nuevo, en un caluroso día de Marzo.
Estos desfasajes del clima me ponen cada vez mas idiota pero, otra vez, ese no es el tema.


El otro día charlaba con un amigo sobre las letras de los temas, la importancia que tienen, las interpretaciones que podemos darle y lo horrible que es cuando alguien explica de alguna manera que quiso decir cuando escribió tal letra. Cuando digo horrible, me refiero a que la música (y el arte en general) son, digamos, cosas que mucho tienen que ver con la interpretación...y que alguien le ponga una especie de límite a nuestra genialmente intrincada o tristemente pobre percepción de alguna letra en particular es mas o menos "matar la canción".

A que viene todo esto?

Bueno, con mi amigo hablábamos de como uno es capaz que escribir ciertas cosas, algunos con mayores armas, otros con menos, pero todos alcanzan una cierta "madurez literaria" con el tiempo.
Hay autores/artistas/escritores/etc. que son geniales en cada cosa que hacen; hay otros que son bastante regulares; están los que de cada 100 letras tiene una genial y por último están los que realmente no merecen la pena nombrar.

Hay canciones de amor, hay canciones de protesta, hay canciones lisérgicas, hay canciones para todos los gustos y sabores, y cada una de ellas dispara ciertas sensaciones, emociones, recuerdos, etc. que son únicas para cada receptor/escuchante/melómano.
Es por lo anterior que decía lo de "matar la canción", al darle una explicación de manual (o algo así) el artista padre de la criatura en cuestión nos cercena la parte donde nosotros somos parte de la canción, parte de la música, parte.

Muchas veces me encontré con canciones que con solo una frase me hicieron sentir realmente muchísimas cosas, canciones con frases como gatillos que me transportan a un estado de felicidad plena, que me contagian de tanta energía o que me sumen en la mas profunda de las tristezas.

Quizás a modo de agradecimiento (aunque no se que tipo de agradecimiento es poner sus letras en mi blog) voy a ensayar una lista de esas frases de las que hablaba, y si se me pasa la pachorra le clavo sus respectivos videos

Empecemos:

Placebo - The Crawl





Your smile would make me sneeze

when we were Siamese

Amazing grace in here

I'd pay to have you near.


Jeff Buckley - Lover, You Should´ve Come Over





It's never over, my kingdom for a kiss upon her shoulder

It's never over, all my riches for her smiles when i slept so soft against her

It's never over, all my blood for the sweetness of her laughter

It's never over, she's the tear that hangs inside my soul forever


Muse - Falling Away With You





Staying awake to chase a dream
tasting the air you're breathing in
I know I won't forget a thing

Promise to hold you close and pray
watching the fantasies decay
nothing will ever stay the same

All of the love we threw away
all of the hopes we cherished fade
making the same mistakes again
making the same mistakes again


Keane - Atlantic





I don't want to be old and sleep alone

An empty house is not a home

I don't want to be old and feel afraid



-------------------------------------------------------

Se me ocurren un par más, seguramente después actualice la entrada.

Los invito cordialmente a compartir los suyos...

jueves

Prisma

Muchas veces amagué mantener una cierta periodicidad en cuanto a esto de postear, escribir, decir y opinar de las cosas que me tocan de una forma u otra.
Bueno, quizás si están leyendo esto sepan de sobra que la constancia no es uno de mis fuertes, ni por asomo...así que no los voy a aburrir con cavilaciones y pensamientos encontrados acerca de lo poco constante que soy, y menos a esta hora del día.
Lo que sea....

Hace algún tiempo me puse a pensar (porque a veces se me da por pensar) sobre muchas cosas que me han pasado, tanto buenas como malas. Será que uno siempre tiene esa especie de revisionismo acerca de su propia historia?
Me atrevería a decir que no existe nadie que, de tanto en tanto, no se vea de pronto inmerso en recuerdos y pensamientos de una etapa pasada, de un momento pretérito en su vida.
Bueno, la cosa es que me percaté que desde hace un rato largo no miro o recuerdo las cosas malas del pasado con ese dejo de amargura, con esa sensación de rabia (a veces), de tristeza (otras tantas) o de resignación, sino más bien con una especie de "mirada imparcial" (tanto como la imparcialidad sea posible).
Dentro de una innumerable lista de defectos, creo que uno de los que mas me hicieron pasar malos momentos fue el hecho de haber sido siempre un tipo muy amigo del rencor, y cuando digo rencor hablo de abrigar por muchísimo tiempo esa especie de "de esta no me olvido" o "en algún momento me la voy a cobrar", realmente así.
Habiendo vivido esto como algo natural a mi "forma de ser" creía firmemente que todo esto del rencor formaba una parte esencial de mi, como esas señas de identidad que no se pueden separar/extirpar a riesgo de perder parte del todo, y hasta en cierta forma había desarrollado cierto "orgullo" de mi condición de "rencor boy".
A todo esto y por todo lo que acabo de decir, el hecho de estar mirando hacia atrás sin sentir esas familiares mordidas de rabia en las tripas me parecía totalmente raro. Como que algo no estaba en su lugar, como cuando estás en un lugar que conocés perfectamente y sin ver nada sustancialmente distinto tenés esa sensación de weirdness.
Una de las primeras cosas que pensé al momento de experimentar este "cambio sustancial" creo que fue: "Estoy viejo...que lo parió"("Viejo y pelón" diría alguien por ahí). Pero bueno, luego de unos segundos me dí cuenta que no era esa la respuesta a mi mutación, no no.

Hay algo mas. Creo

Vieron que hay un dicho/refrán que dice "El árbol no te deja ver el bosque"? Bueno, eso.
Uno viendo las pequeñeces, las cosas sueltas, los errores y fallos se encierra demasiado en esas cosas.
Supongo que así funciona la mayoría de las veces.
Quizás haya parte de madurez, quizás haya parte en esto del tiempo y la distancia, quiero creer que hoy puedo ver las cosas en su dimensión real, poner las cosas en su justa perspectiva.

Creo que si

En cierto modo la gente de mi pasado (la "buena" y la "mala") es parte indispensable del camino, el camino que me trajo hasta este punto.
No más allá, no más acá. Justo en el punto en el que estoy parado hoy, justo en el lugar donde quiero estar.
En cierta forma estoy agradecido por la serie de acontecimientos que desembocaron en lo que hoy tengo, quizás perdí parte de la magia en el camino, me gané unos cuantos malos tragos, unas cuantas cicatrices y lloré unas cuantas veces. Pero estoy seguro que vale la pena, cada cosa.

No es el tiempo ni la distancia, sino el prisma de la felicidad

No sé...digo

viernes

Esa (horrible) sensación de perdida...

"Una vez conocí a un chico, medio boludo (hay que decirlo), pero que también tenía un buen corazón (aunque el público pueda llegar a pensar lo contrario) y cuyas expectativas para con la vida eran un poco ingenuas, quizás demasiado elevadas o muy utópicas.

Resulta que este muchacho (cuya capacidad para relacionarse con sus pares y con la gente en general era bastante mala, tirando a nula) de un momento a otro se ve (o se encuentra) a si mismo en una situación X con una mujer Z, una situación en la que nunca se había visto envuelto, al menos no tan de cerca, al menos no como parte protagonista
Era una historia de amor?? Mmm...difícilmente querido público, quizás en ese momento él no lo sabía pero las cosas no iban por el lado del amor con esta señorita.
Digamos que (para resumir y no aburrirlos) las cosas no llegaron a buen puerto, y aún cuando el estaba perdidamente (embobado? enganchado? enamorado?) de la fémina en cuestión, la señorita y nuestro anti-héroe no llegaron nunca a nada y en algún momento sus caminos tomaron direcciones muy distintas...

Meses pasaron y en algún momento nuestro para nada entrañable sujeto se sentó a pensar, alguna vez pensó en buscarla y dilucidar el porque del fracaso de las cosas entre ellos dos, alguna vez también pensó en llamarla y darle rienda suelta a los millones de puteadas que rondaban su cabeza....nunca hizo nada de eso, quizás porque ya no le importaba tanto, quizás porque era medio cobarde.

Después de algún tiempo las cosas de su vida fueron tapando y poniendo a la señorita Z en un segundo o tercer lugar y muchas veces la olvidó por completo; ella solo volvía en tibios recuerdos, a veces montada en la estrofa de alguna canción triste y del mismo modo se iba.
Nuestro hidalgo y algo estúpido protagonista despertó entonces a una realidad bastante cruda.
Lo que antes se insinuaba como un leve dolor, un apenas perceptible vacío, se fue convirtiendo en algo más.
El vacío se hizo notorio y aunque era un faltante pesaba toneladas. Su vida ya carente de tantas distracciones y (emociones??) volvió a centrar gran parte de su eje en ella, en su ausencia, en los porqués y los cómos...en fin.
De mas está decir que nunca hubo nuevos contactos, y que a esta altura las cosas habían tomado formas y colores totalmente diferentes...

Ya no había deseo o amor en los ojos del muchacho, tampoco ansiedad por verla, no a ella en si...solo una cierta añoranza por las cosas que nunca sucedieron.

Mucho, muchísimo tiempo él vivió con esa sensación en su interior, cada vez que su existencia era atravesada por un recuerdo, un perfume o una situación.

Creo que, con respecto a esto, Sabina describió (certeramente) la sensación que inundó por mucho tiempo a nuestro desgraciado "protagonista" cuando escribió No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió".

ESO! Es genial lo que una persona que sabe escribir y ha vivido, con una linea puede encerrar y describir todo lo que yo, de limitaíisimo teclado y neuronas (por no hablar de experiencias) traté de expresar en varios párrafos...

En fin...diferencias...

A lo iba con todo esto, y para cerrar lo que empecé (o quise empezar) a decir, es que nuestro muchacho pasó un gran y valioso tiempo añorando eso, algo que nunca sabrá si lo iba a hacer feliz...pero que nunca estuvo a su alcance.

Existe algo mas triste que esto?

Obviamente que es una pregunta retórica gente, se me ocurren millones de cosas más tristes...es decir, quizás es la idealización de una situación, que no tiene lo imperfecto de lo real, precisamente por eso...

Muchas orejas de amigos, mucha tinta y mucha paciencia gastó el niño X en madurar esta situación y finalmente exorcizar este sentimiento de su pecho...

Hoy tenía que contárselo a alguien porque me levanté pensando en él y en lo triste que son algunas historias.

Por suerte supe que ahora es feliz y que cada tanto mira hacía atrás, ya no con rencor ni pesar, y como diría un personaje por ahí "
Las cicatrices bien limpias y cerradas hasta son hermosas. Certifican que has vivido"
Nos estamos leyendo....
Sayonara



martes

Mientras el viento sopla afuera...

Bueno, puedo decir que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí por acá, puedo decir (por ejemplo) que me siento mas maduro, que estoy en una etapa de mi vida en la que encaro mil cosas con la mejor compañía, que ahora tengo un hermoso bigote...muchas cosas, la mayoría de ellas son irrelevantes y solo me interesan a mi, pero bueno, las digo porque de alguna forma esta es la manera en que yo mismo me conjuro.
Hoy me desperté pensando en todas esas cosas que dejé de hacer, en mi falta de perseverancia para con ciertas cuestiones que en algún momento encaré...una de ellas es este blog deforme, que fué mutando en mi cabeza y se transformó en un lugar raro, al que muchas veces no tuve ganas de volver.
En fin, mas allá de mi temida inconstancia, también es cierto que hay cosas que me aburren, que me dejan de entusiasmar y gustar, creo que el abandono es una mezcla de las dos cosas...una declaración de coherencia con mis sentimientos para con esto, y una declaración de coherencia con lo que pajero que soy.
Esto es una explicación? Una excusa? No no, no es nada de eso, es lo que me salió de las pelotas escribir mientras el viento sopla afuera...